febrero 09, 2022 3 Tiempo est. de Lectura 0 Comentarios

Se acerca San Valentín, la fecha del amor por excelencia. El día que parejas, enamorados y proyectos de ambas cosas están esperando para declararse todo su amor. Ese momento del año en el que puedes escribir una carta a tu persona amada, mandarle bombones, invitarla una escapada o, la mejor de las opciones, regalar unas flores para San Valentín.

¿Por qué regalar flores para San Valentín?

No hay un elemento que represente mejor el amor que las flores. Además, existen muchas formas de expresarse con ellas: con un ramo, con una flor enfundada, con un centro bonito, con un ramo variado, o con una sencilla pero elegante orquídea, por ejemplo. Estas flores transmiten una elegancia difícil de transmitir con cualquier otra. Se trata de una planta que termina con una o varias flores grandes, en colores variados, y que desprende un aroma y unas sensaciones únicas.

Por qué regalar en San Valentín determinadas flores

A continuación te mostramos las flores más vendidas en estas fechas y los motivos que llevan a elegirlas. Para que puedas decidir qué regalar en San Valentín más fácilmente. 

Regalar rosas en San Valentín

Sin duda, la flor más representativa del amor. Si son de color rojo, representarán toda la pasión y el amor que sientes por esa persona, mientras que si le regalas rosas de color rosa, le estarás transmitiendo un amor con un cariño puro. Si optas por la pureza de las rosas blancas, puedes mostrar tu compromiso y de paso, pedir matrimonio. Las rosas no requieren excesivo cuidado, ya que su duración será más o menos similar, de modo que puedes simplemente cambiarles el agua los primeros días para mantenerlas bonitas cuanto más mejor.

Regalar orquídeas en San Valentín

Al regalar una orquídea en esta fecha tan señalada, estarás demostrando todo tu amor... Pero sobre todo una gran admiración y mucho respeto. Esta flor tiene unos cuidados muy específicos, que suponen una magnífica metáfora del esfuerzo que requiere el amor; eso sí, su vida es considerablemente más larga. Básicamente, para prolongarla es importante que se encuentren en un lugar en el que dispongan de luz natural, pero donde los rayos del sol no le den directamente; esto podría provocar que sus flores se dañasen.

Se riegan una vez cada quince días, aproximadamente. La forma ideal de hacerlo es ponerlas debajo del grifo, para que se empapen bien sus raíces, y después dejar que escurran correctamente antes de volver a dejarlas en su lugar habitual.

Flores variadas para el Día de los Enamorados

Si no te decantas por ninguna flor en particular,
regalar un ramo de flores variadas también es un acierto seguro. En este caso puedes elegirlas del color que más le guste a la persona que vaya a recibirlas: amarillo, rosa, blanco, todo en verde, rojo... Por otro lado, son muchas las formas en las que se pueden presentar las flores, no siempre en ramo: también son interesantes los centros, las cajas, los capazos, las cestas, etcétera. 

¿Aún no sabes qué flor regalar?

Si no sabes qué flor regalar a tu persona amada, te proponemos que te salgas de lo habitual y optes por un regalo como 
las orquídeas. Su simbolismo es perfecto en estos casos: se trate de una flor que, como el amor, se debe cuidar para que dure, y ejemplifica el firme compromiso de hacerlo día a día. Se trata de una flor delicada, pero con una apariencia espectacular si se le cuida como se debe.

Las flores para San Valentín son el regalo perfecto. Además, se pueden acompañar de bombones, de dulces o de un peluche para tener un regalo completo y original